the geco
  • |
Región Digital

Confianza

01 octubre 2019

Al hilo del artículo de la semana pasada, comentábamos que íbamos a detenernos un poco más en el concepto de confianza...

Al hilo del artículo de la semana pasada, comentábamos que íbamos a detenernos un poco más en el concepto de confianza, tras los avatares surgidos en la negociación de los fallados intentos por conseguir una investidura del Presidente del Gobierno.

En esta travesía hay que incidir en que su falta no es unidireccional, sino que es recíproca y, además, que han intervenido varios actores ( no únicamente dos). También que sus protagonistas a nivel nacional se han comportado, en más de una ocasión, de forma similar a nivel regional. Ejemplos claros los tenemos en la Asamblea de Extremadura, donde Podemos, a veces, tras un proceso de negociación y de acuerdo, en el último momento te encontrabas con una negativa, bajo el peregrino argumento de que no se fiaban. Cierto es, que en muchos otros casos el acuerdo llegaba a su término.

Otro factor, a mi modo de ver, determinante, son las sinergias personales que se han ocultado bajo el paraguas de diferencias políticas entendibles y. algunas de ellas ,podrían llegar a ser asumibles.

En el otro extremo la situación se ha aclarado suficientemente: Ciudadanos ha ofrecido un Gobierno al PP justo al día siguiente de las elecciones, en un claro síntoma de confianza entre ambas organizaciones de derechas.

Claro está que el sistema favorece las coaliciones electorales. Ya tuvimos experiencias previas durante la Segunda República: la coalición de centro-izquierda funcionó en las elecciones generales de 1931 con un éxito rotundo, pero en las de 1933 cuando el PSOE se presentó en solitario, el hundimiento fue evidente. Así se llegó a febrero de 1936 con dos grandes coaliciones enfrentadas: la CEDA y el FP. Todas las fuerzas políticas fueron conscientes de que era necesario contar con los afines.

Sin embargo esta estrategia de coalición electoral falló estrepitosamente en las elecciones generales de 2000. La coalición de PSOE e IU (Almunia y Frutos) con listas conjuntas en el Senado y un pacto programático conjuntono funcionó.

En la actualidad tenemos experiencias internacionales, autonómicas y locales diversas: alianzas externas e internas. Parece claro que al elector de izquierdas le apetece el entendimiento. El problema es que le dejamos la toma de las decisiones culminantes al responsable de llevarlas a cabo: el Presidente del Gobierno. Pongámonos también en su lugar. No es fácil.

Por último el PP mira a su hijo pródigo (VOX) y se modera. Ciudadanos quería ir al centro izquierda y se alía ideológicamente con la ultraderecha sobrepasando incluso a Casado. Miren el caso extremeño. Esquizofrenia en sus posicionamientos. En definitiva, falta de confianza.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. region.w7.getgeco.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a region.w7.getgeco.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.